lunes, 9 de agosto de 2010

Morir por sobredosis de alegria.

La vida pasa por el techo de mi cuarto y yo la observo
tirado en la cama entre las llamas de mis verbos
dentro de mi sien hay un velero, lleno de ideas
subes en el y te mareas, mi marea es un infierno.
Mi voz es una nube de toxinas
que te hacen ser feliz y no parar de sonreir mientras caminas
y mis fosas nasales son dos tornados coronados por dos lagrimas
mi canto es el llanto de las animas.
Empiezo a quedarme sin tinta y la recargo con mi sangre
borro el hambre de los hombres con mis pistas
no te resistas al placer de mi conquista
abre la puerta del cerebro en tus oidos y apaga la vista.
Soy feliz a mi manera sin monedas,con rap como bandera 
con sonrisas sinceras sin esperas
en los bolsillos solo tengo primaveras
y en la mente tengo frases que perdurarán por eras.
Tus billetes son grilletes en mi mundo
un fracaso rotundo que convierte al hombre libre en moribundo
y que puede manejar corazones enteros pero,
los ricos en dinero por dentro son vagabundos.
Y quisiera volar por el cielo, tener dos alas,
vivir en una nube donde no lleguen las balas,
escapar de los prejuicios inutiles
y que duerman multiples corazones bajo mi almohada.
Y vivir sin preocuparme por vanales tonterias
levantarme cada dia y desayunar ambrosía
que me juzguen por mis actos y mi poesia
y morir por sobredosis de alegria.

                                                               -Hidalgo-

2 comentarios:

  1. OOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOH, RUBEN CON BLOG JAJAJAJAJAJAJAJAJA

    ResponderEliminar
  2. esa sobredosis de alegría!
    GRANDEEEEEE

    ResponderEliminar